miércoles 04 de octubre de 2023 - Edición Nº1764

Noticias

Autos etiquetados como los alimentos

Proponen implementar un etiquetado frontal de vehículos para informar si son seguros o no

Se trata de un programa de evaluación que tras testear el auto, le imprime de 0 a 5 estrellas según los niveles de seguridad, ventajas y desventajas presentadas en la prueba.



Diversas organizaciones mundiales trabajan para salvar vidas, reducir la mortalidad en siniestros viales y garantizar la seguridad de los protagonistas de la movilidad. En ese camino, surgen iniciativas como la de la Latin NCAP, el Programa de Evaluación de Vehículos Nuevos para América Latina y el Caribe que brinda información acerca de los niveles de seguridad que ofrecen los diferentes modelos de rodados del mercado. En ese sentido, propusieron la implementación de un etiquetado frontal de vehículos para que los compradores estén advertidos sobre sus puntos fuertes y débiles. La estrategia, de aplicarse, apuntaría a llegar a la mayor cantidad de países de la región.

El Programa realiza evaluaciones permanentes en un laboratorio y testea diferentes situaciones de siniestros en los vehículos que salen al mercado en la región y que son más buscados por los usuarios, luego de ello y según el resultado obtenido, le pone estrellas al vehículo que van de 0 a 5.

La idea del Programa es mostrar los resultados de los testeos al consumidor y que decida en función de las estrellas que logró el vehículo en los exámenes.  La información con los resultados de las difrentes marcas de autos está disponible en la web oficial del programa, que busca dar un paso más allá y provocar un cambio, como ocurrió con el etiquetado frontal de los alimentos en la Argentina y otros países cercanos. 

¿De qué forma se mostrarían las estrellas? 

La idea del Programa es que el etiquetado esté en los vehículos cuando el cliente entra a la concesionaria a comprar, por ejemplo, con un código QR con toda la información disponible

¿Es un proyecto que se podría implementar?

Algunos expertos lo consideran impracticable por las presiones que podría generar la industria automotriz, pero una propuesta que podría ayudar si se combinan con otras herramientas ya en vigencia. En todo caso, para quienes apoyan la idea se trata del inicio de un debate que pone el tema sobre la mesa. Cuando se expone a una marca luego de un resultado malo en los testeos, esa marca reacciona, ya sea por vergüenza corporativa o por una decisión de marketing para mejorar las condiciones del vehículo.

Desde que comenzaron a hacerse los testeos, en 2010, se realizaron 150 evaluaciones de vehículos seleccionados de acuerdo con la demanda en el mercado y, según explican, se compran directamente en las concesionarias para “que nadie sepa el propósito ni el destino”. Los vehículos viajan lacrados a Alemania para realizar los crash test; por cada modelo se necesita un mínimo de dos unidades para las diferentes pruebas.

¿Cómo es la calificación?

La puntuación final va de cero a cinco estrellas, según la seguridad que ofrezca en cada una de las evaluaciones. Se realizan pruebas de choque frontal, lateral y de poste; también de atropellamiento de peatón, control electrónico de estabilidad, impacto trasero, frenado autónomo de emergencia a baja velocidad, emergencia de peatones, limitador de velocidad, detección de punto ciego, detección de borde de camino, cinturón de seguridad, airbags y seguridad de niños, entre otros. Con todo, un auto que logra una estrella es aquel que cumple los requisitos mínimos; uno de cinco estrellas brinda protección casi total frente a todas las pruebas.

Las automotrices no están de acuerdo con este programa porque a diferencia de lo conseguido con la industria alimenticia -que sí aceptó etiquetar los alimentos alertando al consumidor de la cantidad de grasas, sodio y demás ingredientes que se están llevando a la boca-, no desean promocionar la inseguridad de sus automóviles ni alertar de los puntos débiles que pudieran tener. 

La única realidad es que al escoger vehículos con mejores niveles de protección se pueden reducir sustancialmente los siniestros y sus consecuencias en fatalidades y lesiones. 

Mientras el debate transita por las etapas iniciales y pretende ganar espacio en la agenda de los gobiernos, hay países que comienzan a mirar con más atención la seguridad de los vehículos, sobre todo, empresas privadas o públicas que apuntan a contar con flotas de automóviles más seguros, de los que suman cuatro o cinco estrellas en los ensayos NCAP. La propuesta del etiquetado va recogiendo adhesiones entre los países de habla hispana, aunque algunas con ciertos matices y sopapos de realidad.

Choque lateral, una de las pruebas más importantes para la evaluación final de Latin NCAP
Choque lateral, una de las pruebas más importantes para la evaluación final de Latin NCAPLatin NCAP

 

Temas de esta nota:

SINIESTRO VIALTESTEOSLATIN NCAP

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO: